07 Enero 2021

Empieza la vacunación contra la COVID-19 a personas con discapacidad intelectual y profesionales de centros residenciales de Plena inclusión

Noticia

Valor:

0

En entidades como Fundación Purísima Concepción de Granada, ya se han suministrado las primeras dosis para prevenir el contagio de coronavirus a cientos de personas con discapacidad intelectual y profesionales.

Madrid, 7 de enero de 2021.- Poco a poco empieza el proceso de vacunación contra la COVID-19 en la red de 1.016 residencias de Plena inclusión, en las que se atiende a más de 17.000 personas con discapacidad intelectual o del desarrollo. La confederación que agrupa a 935 asociaciones está haciendo un esfuerzo por facilitar información accesible para todas las personas de lo que se les vas a hacer.

Ya se han inoculado las primeras dosis en entidades como Pronisa (Plena inclusión Castilla y León), PLACEAT (Plena inclusión Extremadura) y de la Fundación Purísima Concepción (Plena inclusión Andalucía). Habrá que esperar algún tiempo para que se les aplique la segunda tanda de la vacuna con la que se quiere proteger a un grupo de población especialmente vulnerable a la pandemia y que está entre los primeros que van a recibir la esperada vacuna.

El día 5 de enero se vacunaron a personas con discapacidad intelectual y a profesionales en las residencias de la entidad PLACEAT, de Plena inclusión Extremadura. Allí lanzaban este mensaje: “Hemos luchado muy duro para impedir que el virus entrara en las Residencias de PLACEAT y, aunque seguiremos con las mismas medidas y ganas, esperamos que la vacuna libere presión y sobre todo mucho riesgo a los residentes y sus profesionales”.

En Granada, el 4 de enero se vacunó a 250 personas que residen o trabajan en la Fundación Purísima Concepción de las Hermanas Hospitalarias de Granada, una residencia que está integrada en la red de Plena inclusión Andalucía. En este centro, las personas residentes llevan confinadas desde el mes de marzo con escasas posibilidades de ver físicamente a sus familias. Desde la dirección de la residencia muestran ilusión y esperanza por esta noticia: “Esperamos y deseamos con todas nuestras fuerzas y desde el corazón, que sea el primer paso hacia la normalización, hacia volver a estar cerca de los nuestros, volver a los besos, los abrazos y a darnos cariño sin miedo”.

En este mismo centro de Plena inclusión, Jesús Rodríguez (31 años) veía la vacunación como una oportunidad para revertir una situación muy difícil y añade: “Lo principal para que podamos salir a la calle, aunque sea con mascarilla, pero con una vida normal para poder ir aunque sea de paseo, a cualquier lado pero con protección”. Una compañera de residencia, Rosario Alcalde, de 39 años, cuando se le pregunta por lo que piensa su familia sobre lo sucedido, responde: “Pues están muy contentos de que me ponga la vacuna porque pronto podré salir para poder verlos en persona y no en una pantalla. ¡Los quiero abrazar ya!”.

Fuente: Plena inclusión.

Sigue leyendo en la web de Plena inclusión...