Envejecimiento

En la Declaración de Graz sobre Discapacidad y Envejecimiento firmada por la principales organizaciones europeas de discapacidad, se concluye que "en la construcción de un área europea de derechos, participación e inclusión es necesario prestar especial atención a los ciudadanos y ciudadanas mayores con discapacidades, para que puedan disfrutar una vida con oportunidades iguales a las del resto de la ciudadanía".

En la Ley 39/2006, de de diciembre, de Promoción de la Autonomía personal y Atención a las personas en situación de dependencia, tiene entre su finalidad, "prevenir la aparición o el agravamiento de enfermedades o discapacidades y de sus secuelas, mediante el desarrollo coordinado, entre los servicios sociales y de salud, de actuaciones de promoción de condiciones de vida saludables, programas específicos de carácter preventivo y de rehabilitación dirigidos a las personas mayores y personas con discapacidad".

Según el Libro Blanco del Envejecimiento Activo en Andalucía: “el concepto de envejecimiento activo nos propone considerar a las personas mayores como un miembro más de nuestra sociedad, necesitadas, como cualquiera, de apoyo para envejecer de modo satisfactorio pero, a la vez, capaces, como cualquiera, de contribuir al bienestar y desarrollo colectivo. Hablar de envejecimiento activo aludiendo más a las personas mayores, como solemos hacer en la actualidad, tiene que ser tan sólo una práctica transitoria: la clave para hacer del envejecimiento activo una oportunidad de desarrollo y bienestar está en incluir a toda la población andaluza en los esfuerzos para promover esta forma de envejecer”.

Estudios recientes manifiestan que una persona con discapacidad intelectual o del desarrollo mayor de 45 años puede ser considerada una persona en proceso de envejecimiento, dicho proceso comporta, como es obvio, cambios biológicos, psicológicos, social y trastornos de salud mental cuyo diagnóstico puede estar ''eclipsado'' por el envejecimiento prematuro. En ocasiones se confunden los procesos degenerativos como la demencia senil o Alzheimer con trastornos de salud mental y/o del comportamiento.

Plena inclusión Andalucía tiene como objetivos:

  • Mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual de edad avanzada, desarrollando un conjunto de actuaciones que eviten el envejecimiento prematuro, retrasen la aparición de síntomas del mismo, y/o que les permitan desarrollar un proceso de envejecimiento digno

 

  • Valorar el avance en el conocimiento de las personas mayores con discapacidad intelectual para la mejora de su calidad de vida y la de sus cuidadores, y la accesibilidad a la prestación de los apoyos necesarios disponibles en los recursos comunitarios.

 

  • Promover los apoyos necesarios para el aumento de la autonomía personal de las personas mayores con discapacidad intelectual o del desarrollo asegurando su bienestar emocional, físico y mental (prevención primaria, secundaria y terciaria).

 

  • Buscar y promover oportunidades de participación, tanto de personas mayores con discapacidad intelectual y sus familiares, en el entorno comunitario .
  • Capacitar y formar a profesionales y cuidadores familiares en competencias profesionales orientadas a cambios en orientación de los servicios centrados en la persona.

 

  • Disponer de orientaciones y avances en estudios de investigación que orienten a la buena práctica profesional dirigida al colectivo de personas mayores con discapacidad intelectual o del desarrollo en proceso de envejecimiento.