Airea Cazorla 2019, una invitación a la construcción de comunidades inclusivas

Airea Cazorla 2019, una invitación a la construcción de comunidades inclusivas

Este contenido está en lectura difícil Este contenido NO está adaptado a Lectura Fácil

 

El pasado fin de semana se celebró, por segundo año consecutivo, el encuentro Airea Cazorla, organizado por Plena inclusión Andalucía, la Fundación Tuya, y con la participación de 10 entidades, que también formaron parte del primer encuentro. Este año, el objetivo fundamental ha consistido en hacer un seguimiento de los prototipos que se crearon en la anterior edición y profundizar en otras posibilidades.

Dinamizado por Ester Ortega, de la Fundación Tuya,  los encuentros Airea parten del desarrollo del pensamiento y la planificación centrados en la persona, una metodología impulsada por una comunidad internacional de aprendizaje encabezada por John y Connie Lyle O’Brien o Beth Mount, entre otros, desde hace más de tres décadas. Ortega asegura que “no obtendremos resultados distintos haciendo siempre lo mismo” y que, para hacer posibles los cambios y centrar el enfoque en la persona, «debemos contribuir a generar comunidades que funcionan bien para todos”.

Muchas personas con discapacidad intelectual tienen pocas relaciones personales, escasa autonomía y falta de propósito vital, circunstancias que desfavorecen su inclusión en la sociedad, puesto que carecen de libertad y autodeterminación. Los encuentros Airea inciden precisamente en los apoyos a la hora de tomar decisiones, que van desde la familia, los profesionales y el entorno. 

De hecho, algo en lo que se hace hincapié en estas reuniones es en la búsqueda continua de un rol de contribución, esto es, propiciar el acercamiento de las personas con discapacidad y de sus familias a la comunidad, no solo para darse a conocer o para pedir o solicitar algo, sino para contribuir, buscando los dones y aquello que todos podemos ofrecer.  

En Airea Cazorla, las dinámicas trabajadas ayudan a descrubrir y construir nuevos proyectos vitales. «En las áreas de Ciudadanía y Familias, el año pasado prototipamos que todas las iniciativas y actividades en las que estén implicadas personas y familias, siempre hubiera participación de al menos tres grupos de interés: personas, familias y profesionales. Después de un año aplicando esta idea, apreciamos cambios más que evidentes en los resultados de todo lo que hacemos», expresa Rosa Díaz, técnica del área de Apoyo a Familias de Plena inclusión Andalucía.

Dabel López, técnica del área de Ciudadanía de Plena inclusión Andalucía, resalta: «yo me quedo con la idea de que el buen apoyo consiste en que las personas tengan experiencias de vida valoradas y para ello deben ser experiencias que incidan en el respeto a la persona, el sentido de pertenencia, la contribución, los espacios comunes y la posibilidad de elección.

Conectar itinerarios de vida con recursos en la comunidad es otra de las claves del pensamiento centrado en la persona, algo que hace que en los Airea se hable mucho de comunidad y de trabajo en el entorno, además, «se remueven las emociones y los esquemas y, sabiendo que hay mucho por mejorar, pero teniendo claro hacia donde hay que crecer, creemos que la formación en el desarrollo de proyectos comunitarios, realmente inclusivos, es fundamental», señala Rosa Díaz.

Como parte de los encuentros, los participantes dejan sus reflexiones al final del mismo. Os dejamos algunos de los comentarios que se han apuntado este año:

Ángela Macías: «Para mí ha sido un auténtico placer volver a compartir con todos este airea, una nueva oportunidad de poder aprender de cada uno de vosotros, de poner distancia a muchas prácticas tóxicas de nuestro día a día».

Queta Pérez, “La vida se abre paso a pesar de las dificultades”. “Lo limpio llama a lo limpio”

Pilar Pineda: “Respecto al entorno debemos generar presencia y pertenencia”.

Mª José Cejudo: “Cuando uno baja mucho, solo tiene una opción, subir”.

Juanma García: “Al perderte te encuentras en calles sin salida, en ese caso hay que volverse”.

Adolfo Barroso, “Aquí todos tenemos la experiencia de que nos miran raro”. “Hoy estamos aquí y parece que no es lunes”.

Manoli Peña: “Considero estas experiencias como un regalo que la vida me hace para enriquecerme y saborear un sentido de la vida más profundo, a la vez que se ponen alas para ir más allá de la razón, en esos espacios que habéis sabido crear en los que la nota predominante ha sido el corazón puesto en el trabajo. Gracias por la ilusión que habéis puesto en la caja de Súper Vivencias y a todos por darnos la oportunidad de vivir esta maravillosa experiencia”.

 

Scroll al inicio