La evolución de la Asistencia Personal después de las primeras Jornadas celebradas hace un año

La evolución de la Asistencia Personal después de las primeras Jornadas celebradas hace un año

Este contenido está en lectura difícil Este contenido NO está adaptado a Lectura Fácil

Plena inclusión España y Plena inclusión Aragón organizaron hace un año sus Primeras Jornadas sobre el Derecho a la Asistencia Personal. Una o un asistente personal es una persona que ayuda a desarrollar su vida a una persona con discapacidad.

Se trata de una figura profesional bastante extendida en el mundo de la discapacidad, pero hasta ahora menos conocida para las personas con discapacidad intelectual.

En la jornada de hace un año, varias personas con discapacidad intelectual o del desarrollo y profesionales de organizaciones compartieron sus experiencias. Las experiencias eran tanto españolas como de otros países. Hasta esa jornada, solo se tenía constancia de la existencia de servicios de este tipo en 5 entidades españolas.

En la jornada participaron unas 200 personas, entre ellas muchas y muchos profesionales que deseaban informarse. Además, durante la jornada, Plena inclusión presentó su posicionamiento sobre el derecho a la asistencia personal.

El impacto tras las jornadas
Tras las jornadas, desde enero de 2019 se puso en marcha un pilotaje de proyectos de vida independiente y asistencia personal, financiado por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social a través de la asignación del IRPF.

Gracias a este programa, 28 entidades de 12 comunidades autónomas desarrollan actualmente servicios de este tipo.

El programa apoya y acompaña a las organizaciones para el impulso, puesta en marcha y desarrollo de servicios de vida independiente, fomentando la figura del asistente personal, y con el foco en las personas con discapacidad intelectual y grandes necesidades de apoyo.

A través de una comunidad de aprendizaje que mantiene reuniones online mensuales, se reflexiona sobre qué se entiende como vida independiente, cómo apoyar la toma de decisiones, se comparten experiencias de servicios con trayectoria para personas con discapacidad intelectual, pero también del Movimiento de Vida Independiente y de PREDIF.

La asistencia personal es un derecho
En su último informe sobre la situación en España, el Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad le exhorta al Estado a aprobar una ley que reconozca el derecho a la asistencia personal.

“La figura rompe con la institucionalización”, subraya Sofía Reyes, una de las personas responsables del programa. La asistencia personal se basa en el desarrollo de proyectos de vida en la comunidad por eso “cambia mucho el estilo de apoyo del profesional”.

Según Reyes, lo importante no es generar un servicio más, “sino cambiar la cultura de la organización y apoyar a las personas de forma diferente”. Un ejemplo de esto es que los procesos de selección sean realizados por las personas con discapacidad intelectual, también por las que tienen grandes necesidades de apoyo, para lo que se ha organizado también formación en el pilotaje. Así, “el poder y el control lo tiene la persona con discapacidad intelectual, no el profesional”.

Cada entidad participante cuenta con un equipo motor de asistencia personal formado por personas con discapacidad intelectual, familias y profesionales de la propia entidad. Los pilotajes continúan durante este curso y acabarán en diciembre de 2020.

Scroll al inicio