Artículo de opinión: ¿Discapacidad o diversidad? Salgamos del armario

Artículo de opinión: ¿Discapacidad o diversidad? Salgamos del armario

Este contenido está en lectura difícil Este contenido NO está adaptado a Lectura Fácil

En el siguiente artículo de opinión, Olga Berrios, responsable de Accesibilidad Cognitiva de Plena inclusión España, expone los motivos por los cuales solemos utilizar el término discapacidad intectual:

 

A muchas personas no les gusta
la palabra discapacidad.
Yo les entiendo.

Discapacidad significa
que no tienes capacidad.

Sin embargo,
muchas personas con una discapacidad
tienen muchas otras capacidades.

Quizá a Luisa le cuesta orientarse.
Se pierde mucho en las calles.
Pero se le dan fenomenal las matemáticas.

Además, a veces usamos la palabra
de tal manera
que reducimos a la persona
solo a su discapacidad.

Por ejemplo: Luisa no es solo
«una discapacitada».

Ella es mucho más:
Luisa es pintora,
trabaja en un museo,
es madre y tiene discapacidad.

Por estas razones y otras,
muchas personas prefieren
el término diversidad.
También usan diversidad funcional.

Es un término más positivo.
Y, además, es verdad:
todas las personas somos diversas.

Todas las personas tenemos
dificultades, necesidades y talentos.

Pero hay un problema
con este término:
no es muy concreto.

A muchas personas
no les gustan las etiquetas.

Llaman etiquetas a palabras
como «lesbiana», «inmigrante»
o «persona con discapacidad».

Pero yo les contesto:
a menudo necesitamos las etiquetas.

En un mundo ideal,
no las necesitaríamos.

Pero mientras haya personas
que necesitan apoyo
o que sufren injusticias,
vamos a necesitar etiquetas.

Si no, ¿cómo nombras a las personas
a las que quieres dar ayudas?

Por ejemplo: ¿qué título le ponemos
a las ayudas para las personas
con discapacidad intelectual?

Hay quienes usan palabras como
diversidad funcional intelectual.

¡Son difíciles!
Y, al final, acabas conviertiendo
una palabra positiva y amplia
en una palabra que distingue también.

Recordad que existe
la discriminación negativa,
pero también la positiva.

Las etiquetas son necesarias
para nombrar a las personas
que necesitan apoyo.

Además de que las etiquetas
son todavía necesarias y son claras,
también tienen otra cosa
que a mí me gusta.

Las etiquetas a menudo
pueden ser liberadoras… SIGUE LEYENDO

Fuente: Plena inclusión

Scroll al inicio