“Las redes de apoyo mutuo son un importante punto de encuentro para compartir experiencias en el ámbito laboral”

DISGENIL REDES APOYO MUTUO
DISGENIL REDES APOYO MUTUO

Para el equipo de DISGENIL, el programa de Empleo Inclusivo de Plena Inclusión Andalucía en el que llevan participando desde hace años es un factor clave en la importante labor de mejora de la empleabilidad de las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo de la localidad cordobesa de Puente Genil.

En esta edición del programa cuentan con un total de doce personas participantes -cinco chicas y siete chicos-. Cada uno tiene diferentes metas y propósitos: para algunos su principal objetivo es conseguir un empleo, para otros lo más importante es aprender día a día a través de las acciones formativas en habilidades sociales, en orientación laboral o en temas concretos como el de las nuevas tecnologías, elemento crucial para afrontar la búsqueda de empleo con mayores garantías.

Para DISGENIL, uno de los puntos esenciales en el programa de Empleo Inclusivo son las redes de apoyo mutuo, un punto de encuentro para usuarios de distintas entidades que también están inmersas en programas de empleo. En esta red se comparten en un contexto de plena confianza experiencias en el ámbito laboral, además de cualquier otra cuestión que les interese a los propios participantes. Estas redes de apoyo mutuo suelen ser virtuales, aunque de manera presencial también se han realizado convivencias tanto en la sede de DISGENIL como en las de las otras participantes. Este tipo de actividades son muy importantes para los participantes porque así conocen otras historias de compañeros que, aunque no estén presentes en su día a día, comparten un mismo objetivo.

En este sentido, tras una de estas reuniones en las que los participantes de DISGENIL se desplazaron al centro de ACOPINB, los propios usuarios de DISGENIL propusieron la creación de un grupo de Whatsapp para compartir sus experiencias de manera más directa y conseguir así un mayor vínculo entre compañeros, no solo a nivel laboral. Desde entonces en este grupo se intercambian detalles y progresos que cada uno realiza en su respectiva entidad.

Estas redes de apoyo mutuo promueven una forma diferente de conocerse, de apoyarse en experiencias reales y de aprender de historias de otros compañeros que pertenecen al grupo de empleo. Desde DISGENIL recomiendan que se siga llevando a cabo de forma prolongada en el tiempo.

Antes de todo esto comienza un proceso de valoración de los participantes que se realiza de manera continua. Los usuarios y usuarias ya son conocidos por el equipo, bien por haber participado en años anteriores o bien por ser del entorno de la entidad. Cada técnico del programa tiene la responsabilidad de orientar hasta confirmar las preferencias laborales y/o formativas de la persona participante. Esta formación puede ofrecerse en la propia entidad, en formato online a través del catálogo formativo de Plena Inclusión Andalucía o incluso incluirse en la oferta formativa de la localidad (ayuntamiento, diputación, asociaciones, colectivos).

Una vez realizada esa primera valoración, se van añadiendo otras nuevas cuestiones que les motivan especialmente en el ámbito laboral para así obtener un perfil lo más completo posible. En todo este proceso es muy importante el feedback que pueda aportarnos la familia de la persona participante para conocer de una manera global su situación personal, sus limitaciones (si las hubiera), su ambiente de estudio, sus sueños… y establecer correctamente la metodología de trabajo y los retos a superar.

 

PIE LOGOS

Scroll al inicio